En que creemos

Los sesenta y seis libros canónicos de la Biblia, tal como fueron escritos originalmente, fueron inspirados por Dios, por lo tanto, libres de errores. Constituyen la única guía infalible en la fe y la práctica.

Dios El Padre

El hombre, creado a imagen de Dios, por desobediencia cayó de su estado sin pecado por sugerencia de Satanás. Esta caída sumió al hombre en un estado de pecado y muerte espiritual, y trajo a toda la raza la sentencia de muerte eterna. De esta condición, el hombre solo puede salvarse por la gracia de Dios, por medio de la fe, sobre la base de la obra de Cristo, y por la agencia del Espíritu Santo.

El Hombre

El hombre, creado a imagen de Dios, por desobediencia cayó de su estado sin pecado por sugerencia de Satanás. Esta caída sumió al hombre en un estado de pecado y muerte espiritual, y trajo a toda la raza la sentencia de muerte eterna. De esta condición, el hombre solo puede salvarse por la gracia de Dios, por medio de la fe, sobre la base de la obra de Cristo, y por la agencia del Espíritu Santo.

Dios El Hijo:
Jesus Nuestro salvador

El Hijo eternamente preexistente se encarnó sin padre humano, al nacer de la virgen María. Así, en el Señor Jesucristo, las naturalezas divina y humana se unieron en una Persona, siendo ambas naturalezas íntegras, perfectas y distintas. Para efectuar la salvación, vivió una vida sin pecado y murió en la cruz como el sustituto del pecador, derramando su sangre por la remisión de los pecados. Al tercer día resucitó de entre los muertos en el cuerpo que había sido puesto en la tumba. Él ascendió a la mano derecha del Padre, donde realiza el ministerio de intercesión. Él vendrá nuevamente, personal y visiblemente, para completar su obra salvadora y consumar el plan eterno de Dios.

Dios Espiritu:
El espiritu Santo

El Espíritu Santo es la tercera persona del Dios Triuno. Aplica al hombre la obra de Cristo. Por justificación y adopción, el hombre tiene derecho a estar delante de Dios; Por regeneración, santificación y glorificación se renueva la naturaleza del hombre.

La Venida De Cristo

El creyente, habiéndose convertido a Dios en fe penitente en el Señor Jesucristo, es responsable ante Dios por vivir una vida separada del pecado y caracterizada por el fruto del Espíritu. Es su responsabilidad contribuir de palabra y obra a la difusión universal del Evangelio. Al final de la era, los cuerpos de los muertos serán resucitados. Los justos entrarán en plena posesión de la dicha eterna en presencia de Dios, y los impíos serán condenados a muerte eterna.